jueves, 4 de diciembre de 2014


II Concurs de fotografia IES Benimàmet

Convocatòria 2014-2015

BASES

1- Podrà participar tot l'alumnat de l'IES Benimàmet.

2- Cada participant podrà concursar únicament amb dues fotografies.

3- Hi haurà un primer premi i un accèssit en una única categoria.

4- El tema de les fotografies serà lliure.

5- Les fotografies podran ser en blanc i negre o color, tant d’origen analògic com digital. S'accepta la intervenció de l'autor/a mitjançant algun programa digital. Hauran de tenir prou qualitat per imprimir-les en paper fotogràfic. S’hauran de presentar en format digital o en paper. El format digital podrà ser jpg o similar i amb una resolució mínima de 300 píxels per polzada, i una mida mínima de DIN A4.

6- Les fotografies es podran presentar en format paper en la consergeria de l'Institut o enviar-les, en format digital, al següent correu: concurs@iesbenimamet.com

7- Presentació:
a) Format paper: les fotografies es presentaran amb un sobre adjunt i tancat, a l'interior del qual constaran les següents dades:
Nom i cognoms, curs i grup, NIF, adreça, telèfon i correu electrònic de contacte (si es té) de l'aut@r.
A l'exterior del sobre només podran aparèixer el títol de la fotografia.
b) Format digital: si s'envien per correu electrònic, n'hi haurà un parell:
  • un amb el títol únicament i la fotografia (en assumpte posareu el títol, ex: “la llum”)
  • un altre correu amb el títol i les dades personals (en assumpte posareu el títol i “dades personals”, ex: “ 'la llum' i dades personals”)

8- Abans de començar la revisió de les obres per part del jurat es farà públic el llistat d'exclosos per defecte de forma.

9- El termini de presentació s'inicia el dia següent de la publicació d'aquesta convocatòria i finalitza, sense pròrroga, el 30 de març de 2015 a les 11:15 hores.

10- 1r premi: la publicació de la fotografia en la web de l'Institut i una quantitat de 70 € en una targeta de compres.
Accèssit: la publicació de la fotografia en la web de l'Institut i una quantitat de 30 € en una targeta de compres.

11- El resultat del concurs es farà públic durant el dia 23 del mes d'abril.

12- El jurat estarà format per professorat del centre, el qual serà anunciat amb anterioritat al lliurament dels premis.

13- EXPOSICIÓ: es farà una exposició amb les fotografies presentades que es perllongarà fins el mes de juny.

14- Les decisions del jurat seran inapel·lables.


Benimàmet, 2 de desembre de 2014





III Concurs literari IES Benimàmet




Convocatòria 2014-2015
BASES

  1. Podrà participar tot l'alumnat de l'IES Benimàmet.
    S'estableixen tres categories, per nivells d'estudis:
    A) 1r cicle d'ESO (1r i 2n)
    B) 2n cicle d'ESO (3r i 4t)/ PQPI
    C) Batxillerat/Cicles Formatius
  2. Hi haurà una única modalitat: relats i poesia en valencià o en castellà.
  3. Els relats seran de temàtica lliure, igual que els poemes.
  4. Les obres hauran de ser originals, és a dir, escrites per l'alumne o alumna i no haver estat premiades amb anterioritat
  5. Els relats hauran de tindre una llargària d'entre 2 i 4 fulls.
    Els poemes hauran de tindre un màxim de 30 versos i poden presentar-se en una, dos o tres composicions poètiques.
  6. Les obres es presentaran en paper din-A 4, amb lletra Arial 12, o similar, i amb un espai i mig entre línies. Estarà grapat i numerat, i en el primer full figurarà només el títol, el pseudònim del concursant i la categoria -1r cicle ESO, 2n cicle ESO/PQPI o Batxillerat/Cicles- per la qual es concursa.
  7. Les obres es presentaran dins d'un sobre gran tancat. A l'exterior del sobre indicaràs la categoria (veure punt 1 de les bases), el títol de l'obra presentada i un pseudònim, per tal de mantindre en secret l'autoria real de les obres fins que s'haja decidit quines són les guanyadores.
    A l'interior del sobre gran, a més de l'obra, hi posaràs un sobre més menut tancat on tornes a indicar, fora, la categoria, el títol i el pseudònim; a l'interior posaràs les teues dades: nom i cognoms, curs i grup, a més de reiterar el títol i el pseudònim que has usat.
    Lloc: consergeria de l'Institut.
    També poden enviar-se per e-mail en format Doc o PDF al següent correu: concurs@iesbenimamet.com. En aquest cas, mai figurarà el nom de l'autor o autora sinó el títol de l'obra. Caldrà enviar un segon correu, també sols amb el títol, el contingut del qual siga les dades personals i la categoria amb la qual es concursa.
  8. Cada alumne o alumna pot presentar tantes obres com vulga, sempre en sobres separats.
  9. El termini de presentació s'inicia el dia següent de la publicació d'aquesta convocatòria i finalitza, sense pròrroga, el 30 de març de 2015 a les 11:15 hores.
  10. Abans de començar la lectura de les obres per part del jurat es farà públic el llistat d'exclosos per defecte de forma.
  11. Es concedirà un primer premi i un accèssit per cada categoria. Podria decidir el jurat deixar desert algun dels premis o accèssits.
  12. El premi consistirà en:
    1r premi en totes les categories: la publicació de l'obra en la web de l'Institut, un lot de llibres i una quantitat de 70 en una targeta de compres.
Accèssits: la publicació de l'obra en la web de l'Institut, un lot de llibres i una quantitat
de 30 € en una targeta de compres.
  1. Les obres premiades i les que tinguen la suficient qualitat -malgrat no haver estat premiades- seran publicades en la pàgina web de l'Institut.
  2. El resultat del concurs es farà públic el 23 d'abril (dia del llibre).
  3. El jurat estarà format per professorat del centre, el qual serà anunciat amb anterioritat al lliurament dels premis.
  4. Les decisions del jurat seran inapel·lables.


Benimàmet, 2 de desembre de 2014

jueves, 29 de mayo de 2014

I Concurs de fotografia IES Benimàmet

Obres Premiades:


 1r premi:    Mar en tierra de Noelia Monteagudo   

Accèssit:    Innocència de María Parriego   


Exposició


Dibujando el cielo
Autora: Noelia Monteagudo
                                               
Innocència
Autora: María Parriego    ACCÈSSIT

La costa a l'horitzó
Autor: Rubén Escrivá

Mar en tierra
Autora. Noelia Monteagudo   PRIMER PREMI

Mirador
Autor: Sandra Escrivá

Passeig
Autor: Rubén Escrivá

Por la gracia de Dios
Autora: Noelia Esquinas

Presos
Autora: Noelia Esquinas

Rocamar
Autor: Sandra Escrivá

Stop desnonaments
Autora: María Parriego

Un mundo distinto
Autora: Sona Aleksanyan

Agente 007
Autor: Luis Miguel Rufo

Mirando el caminar
Autor: Luis Miguel Rufo

El ocaso
Autora: María Camila Eljach

Ocaso en el urbano
Autora: Carolina Campos

Primavera valenciana
Autora: Carolina Campos





































jueves, 22 de mayo de 2014

II Concurs literari IES Benimàmet 2013-2014

Obres guanyadores.-


1ª etapa de l'ESO

Primer premi:  La princesa
Autora: Alma García 


                                                        LA PRINCESA

Soy una princesa. No te rías, sí, soy una princesa. Pero no. No tengo una larga y sedosa melena que me llega a la cintura y es dorada como el sol. Mis ojos no son tan azules como el mar. No soy de peso ni estatura perfecta. No, te equivocas. Soy la oveja negra de todas las princesas del mundo. Mi cabello es rizado, negro como el carbón. Tengo unos ojos muy grandes y verdes. Verdes como la esmeralda y la esperanza. Soy demasiado bajita. Pero no, te equivocas. No soy nada modesta, al revés, soy muy orgullosa y siempre presumo de lo que soy.
No espero un príncipe azul, ni tener hijos, ni coser miles de vestiditos, ni aprender a cocinar, ni las matemáticas, ni los modales típicos que debería tener una señorita de mi estatus social. No me interesan los chicos, sólo me interesa cazar, dibujar, leer y jugar con mis amigos al fútbol. También comer y dormir, claro está, de eso vivo prácticamente. También soy más cosas. Soy curiosa, inteligente, valiente, egoísta y cabezota. Pero sólo me conocen por ser la futura reina de mi país.
Me acabo de levantar y voy abajo a desayunar. Prohibí a las criadas que me llevaran el desayuno a la cama. Es decir, tengo pies con los que puedo ir a la cocina y manos con los que hacerme un vaso de leche y unas tostadas.

Un beso a mi padre, a mi madre y muchos saludos a los sirvientes. Después de cocinar un poco, voy al comedor y me siento junto con mis padres. Ellos piensan igual que los plebeyos, que no era la típica princesita ñoña y educada de siempre. Pero mientras la gente piensa que esto debería ser bueno y progresivo, mis padres solo me ven como un terremoto. Han probado todo conmigo, pero soy así. Soy libre, soy una mujer fuerte. Nunca decimos nada en las comidas. Yo, demasiado orgullosa; ellos, demasiado rencorosos y serios.

- Mmm… ¡Qué buen día hace!- digo. Desde la ventana del comedor se ve todo el pueblo.
No, ni loca- dice mi madre muy seria.- Hoy tu padre tiene que hacer unos papeles muy importantes y…
Vaaaale… Metida entre cuatro paredes todo el día, para variar- cojo una manzana y subo a mi cuarto-.

Demasiados años haciendo caso a mis padres. Lo tengo decidido: hoy salgo al pueblo. Mi habitación está a unos seis metros del suelo. Si hago un buen plan puedo llegar abajo sin problemas. Así que cojo unos cuantos de mis vestidos y telas y hago una especie de cuerda muy larga, uniéndolos y así llega al suelo. Sujeto un extremo a una silla apoyada en la ventana y el otro lo tiro a través de ella. Estoy segura de lo que quiero hacer. Me he escapado unas tres veces,- las tres con bronca y castigo incluido-, pero me arriesgo porque me encanta salir al pueblo, la gente, el ambiente y los mercados. Al estar solamente a un metro del suelo, un vestido se desata y me caigo en una mala postura al suelo. Escondo las telas detrás de un árbol y continúo mi camino. Llevo una capa que me tapa gran parte de la cara. Imagina toda la gente que me vea que me grite: “Oh, es ella, es Amanda, la princesa” No, gracias.

Entro en la calle principal y cada rincón que descubro es más sorprendente. Llega un momento en el que estoy muy cansada y me apoyo en la pared sucia de un callejón sin salida que apesta. Cierro los ojos, me tranquilizo. De repente, un chico más o menos de mi edad, exhausto, que no retira la mirada de atrás, viene corriendo. En la mano lleva una bolsa. Entonces, se acerca a mí, pero claro, no lo sabe porque sigue mirando a la calle principal. Choca conmigo y me enfado.
-¿Pero esto qué es?- exclamo.
-Tú eres la que estaba aquí en este callejón, ¿qué esperabas aquí, eh?
-¿Pero es que una persona no puede ni un momento relajarse en este pueblo?
-Lo sieeeento… Me dice aburrido.

De repente, llega corriendo un hombre mayor vestido con traje con dos policías a la espalda y se acercan. El chico me coge del brazo y me arrastra hacia el contenedor, para ocultarnos. Sólo se oyen nuestras respiraciones. Una vez se va el señor y los policías, salimos del escondite.

-Ahora, en serio, lo siento- me dice. Sólo se ve sinceridad en esos preciosos ojos
marrones-.
-Bien. ¿Y esos? ¿De qué escapan? –pregunto-.
-No es tan fácil- responde, y suspira-.
-¿Cuánto me va a costar saber su historia? De pequeña ya me lo habían dicho, soy
demasiado curiosa.
-¿Tienes tiempo?- se mete la bolsa debajo de la chaqueta y empieza a hablar-.

Mientras me cuenta todo vamos andando inconscientemente. Me cuenta que es huérfano y que vive de robar. Me enseña la bolsa y veo oro, plata y diamantes. Intento hacerme la sorprendida, pero esto no es algo extraordinario.

-Bien, y ¿tú?- me pregunta-.
-Antes te tengo que preguntar algo, ¿por qué a mí me has contado todo esto? ¿Vas diciendo
esto a toda la gente? – perfectamente me podría estar mintiendo- Sé sincero.
-Tú eres diferente, se te ve en los ojos –me dice-.
-No seas cursi, dime la verdad.
-La verdad –se ríe-.

Hemos quedado para ir al río mañana. Así todas las semanas. Quedamos para ir al río, el mercado, el teatro…
Y un día pasó.
Me besa.
Y le devuelvo el beso.
Estábamos debajo de un roble del bosque.

-Esto es muy surrealista, tú, todo. Pero te voy a preguntar algo, ¿te escaparías conmigo a otro sitio? – me pregunta-. Nuestras típicas fugas, pero más lejos y por más tiempo. Amemos lo imperfecto, escapemos de los estándares, de lo que significa perfección.
-Estás loco. Sí.- Sí. Y esa respuesta se repite en mi cabeza durante toda la noche.-

Ahora ya somos mayores, ya tenemos nuestros treinta años. No ha sido fácil. Nuestra primera casa, nuestro primer hijo. Nada fue fácil.

Estamos viviendo en Gerlindia, una ciudad del país. Cuando nos escapamos, fue una locura en mi pueblo. Miles de personas, policías, gente noble e importante buscándome, sin poder encontrarme. Estuvieron así diez años hasta que me tomaron por muerta. Es obvio que le confesé que yo era de la realeza, a él, a mi actual marido. Mi hermana menor hizo el trabajo que a mí me tocaba.

-Es increíble todo esto. Ni loca esperaba este futuro. Es simplemente genial. – Isaac, “el
chico del callejón” y yo, nos miramos a los ojos-.
-Lo sé. Yo tampoco me lo creo.




Accèssit: El espectro del tiempo
Autora: Carolina Campos Huerta


                                             EL ESPECTRO DEL TIEMPO


Hola, me llamo Lance. Todos pensaréis porque estoy hablando ahora mismo, la verdad es que ni yo mismo sé muy bien explicaros como me siento ahora mismo, ya que hace escasos días me adentre en una aventura que quedaría grabada en las páginas del tiempo. Vamos a retornar unos cuantos días atrás
(Hace unos días)
Un viento turbio y áspero se entrelazaba sobre las casas vacías de aquella insignificante villa, pues en esa villa desperté un buen día, sin más, abrí los ojos y allí me encontraba, por lo que la considero mi lugar de nacimiento. Todo seguía igual que cada día pacífico y monótono, estaba acostumbrado ya a ese ambiente sombrío, vosotros os preguntaréis como una villa podría ser monótona, si siempre hay algún que otro escandaloso por las calles, pues la verdad es que desde que llegué aquí no he visto ni a una sola persona, aunque tampoco sabría decir como es una cuando la tuviera justo enfrente. También es normal aquí el que “todo el día” esté envuelto en una negror profunda, y cuando me refiero a todo el día es porque, también no transcurre el tiempo en esta villa, y lo más extraño de todo es el hecho de no poder salir de allí, ya que toda la villa se encontraba rodeada de una extraña muralla trasparente. Para vosotros todo esto sería algo catastrófico y anormal, pero en cambio para mí es una cosa totalmente normal y diaria, en la cual no estoy insatisfecho de que sea así ni tampoco quiero que cambie.
Hoy he salido a dar un paseo por los alrededores, he podido contemplar el vacío de las casas y la oscuridad del cielo. Me decidía a volver a mi casa, cuando en un instante sentí un fuerte dolor en el pecho. No le di importancia y seguí caminando, pero poco después empecé a sentir un extraño dolor por todo mi cuerpo, era como si me desgarraban la piel, en ese momento una luz empezó a ascender desde mis extremidades hasta a lo alto del cielo. Aquello que contemplaban mis ojos no daba crédito ya que jamás, de los jamases me había ocurrido eso y menos aún había contemplado la luz, tan blanca, pura, limpia, estaba perplejo y aún más perplejo me quedé cuando escuche susurrar una voz grave y limpia, una voz que parecía provenir del viento, a la que yo le pregunté:
-¿Quién eres tú? ¿Dónde estás?, si has venido a por mí puedes irte, porque soy un chico poseído por el demonio – dije con voz tenebrosa.
-Yo soy algo que deja a su pasos, recuerdos e historias, soy una abstracción que puede rejuvenecer y envejecer seres vivos y a los muertos también, pero no hace falta que sepas quién soy solo he venido para hacerte una pregunta.
- ¿Quieres entrar en el tiempo?- me dijo seriamente. Yo tengo que reconocer que soy un chico al que le gusta probar nuevas experiencias, así que no pude negarme.
-Está bien acepto, quiero entrar en el tiempo.
-Muy bien, tu decisión ha sido aceptada, una vez aceptada no puedes cambiar de decisión así que mi trabajo concluye aquí, lo último que tengo que decirte es:
-Cuando lo encuentres, sigue tu destino.
La verdad es que después de esas palabras estaba confundido, no sabía muy bien a lo que se refería pero lo que estaba observando en ese momento me parecía más interesante que otra cosa, unas huellas aparecieron delante de mí dejando un rastro hasta unos cuantos metros más adelante, en la puerta de una de las casas. Me dispuse a entrar, cerré la puerta y como si una locura hubiera invadido mis ojos aparecí dentro de una especie de reloj de arena enorme sobre un manto de arena esparcida alrededor. Antes de que pudiera reaccionar volvió a aparecer aquella voz.
-Bienvenido a mi hogar, el reloj del tiempo infinito, donde todos los tiempos: pasado, presente y futuro de todos los seres se encuentran aquí.
-¿Y por qué demonios me has traído a este lugar? ¿Cuál era tu intención desde un principio?
- Bien, buena pregunta que tiene fácil solución. La simple razón por la que te traje aquí fue porque me parecieron interesantes y misteriosas las hazañas que tuviste en el pasado. Entonces pensé: ¿Por qué no traigo a este chico e intento que averigüe el enigma? Seguro que con su potencial averiguará la respuesta.
Yo atónito por sus palabras me atreví a responder:
-Un momento, ¿Qué es lo que acabas de decir? Primera, es imposible que mi pasado sea interesante y misterioso, bueno lo de misterioso puede ser pero interesante, lo único que me he pasado haciendo estos años ha sido caminar en círculo por esa diminuta villa y segundo después de lo que acabo de decir no sé cómo puedes pensar que puedo resolver tu enigma.
-Debes de haber perdido la memoria después de aquello.
Entonces presta atención a lo que vas a ver.
No me lo podía creer, enfrente de mí apareció unas imágenes enormes en movimiento, pero lo más sorprendente es que la persona que aparecía en ellas, era yo. Describiré lo que se mostraba en la imagen.
Dos combatientes en una batalla que decidiría quien quedaría con la gloria de la vida y quién con la indignación de la muerte. La batalla estaba muy reñida cuando el combatiente llamado Lance, dio un movimiento en falso, con el que la espada del otro quedo atravesando su estómago haciendo que una intensa luz oscura se lo fuera llevando lentamente sin dejar ningún rastro.
Después de eso las imágenes que aparecieron se ceñían en mostrar mis primeros recuerdos, y como un relámpago una visión llego a mi cerebro todos aquellos recuerdos que había perdido después de abrir por primera vez los ojos en la villa.
-Lo recuerdo, ahora lo recuerdo todo esa espada estaba hecha de luz negra, cuyo poder era no matarte, sino hacerte desaparecer en un ajeno a todo.
-Muy bien, ahora que recuerdas todo te diré cuál es el enigma. “Cuando lo encuentres, sigue tu destino”
Aquellas palabras que dejo salir en el aire eran las mismas que me había dicho antes de traerme a este lugar.
-Déjame, que lo piense un momento.
Estuve pensando que querían decir aquellas palabras, cuando me detuve un instante y dije:
-Todo este tiempo he estado pensando, que he estado viviendo desde que nací en una villa sombría en la que no brillaba el Sol, ni transcurría el tiempo. Pero lo más cruel para mí de todo eso es que llegase a pensar que no tenía importancia vivir un un lugar así, por eso me alegro de que por fin haya podido encontrar los recuerdo perdidos que nunca extrañé, porque gracias a eso me he podido dar cuenta de una cosa, de que por mucho que uno se esfuerce en cambiar su destino u el de otra persona jamás podrá hacerlo, ya que desde un principio eligió el destino, su destino el que debía seguir.
- Maravilloso, Fantástico, has descifrado el enigma ahora ya has encontrado tus recuerdos y has seguido tu destino, conseguir salir de aquella villa.
Con la cara llena de alegría, empezaron a aparecer otra vez esa extraña luz blanca, pero esta vez no era dolorosa sino cálida, que al mismo tiempo fue haciéndome desaparecer de aquel mágico paraje para volver a dejarme en mi lugar de partida.


2na etapa de l'ESO/PQPI

Primer premi: L'espera d'estimar-te 
Autora: Sara Pérez


        L'espera d'estimar-te 


Supose que és l'espera del camí
d'estimar-te com abans.
L'espera de les gotes d'aigua
que cauen de diferents núvols.
O, tal vegada, de les llàgrimes
que cauen d'un mateix dolor.
L'espera de reconèixer els errors.
L'espera d'esperar alguna cosa
d'algú que no siga jo.
L'espera d'estimar-te.
D'estimar-te com vàrem prometre
en aquell moment de plaer.
Dels somnis que es fan realitat
i de les carícies,
que com un matí assolellat d'estiu
em feien somriure.
L'espera que el fred es transforme
en calor, gràcies a tu.
L'espera d'estimar-te com abans...
De desdejunar amb la teua companyia
com si de rutina es tractara.
De rams de flors
i sentiments encara no desgastats.
L'espera de ser feliç i de creure
que gràcies a tu sempre ho seré.
És normal. Desitjar l'espera
d'estimar-te com abans.





Accèssit: La felicitat
Autor: Paco Cebriá


          
                                                        LA FELICITAT


En certa ocació, es reuniren tots els Déus i decidiren crear l’home i la dona, i plantejaren de fer-ho a la seua imatge i semblança.
Llavors un d’ells digué:
-“Un moment! Si els anem a fer a la nostra imatge i semblança, van a tindre un cos igual al nostre, força i intel·ligència igual a la nostra…hem de pensar en alguna cosa que els diferencie de nosaltres, ja que, de no ser així, estarem fent més Déus.
Hem de llevar-los alguna cosa, però…què?”
Després de molt pensar, altre digué:
-“Ja sé, anem a llevar-los la felicitat! Però el problema serà on amagar-la perquè no la troben mai.
L’home tindrà intel·ligència i força, és a dir, que cal pensar un bon lloc perquè la felicitat es quede amagada per a sempre, o fins que algú la guanye.
Proposà el primer:
-“Anem a amagar-la al cim més alt del món”, a la qual cosa inmediatament respongué altre:
-“No podem, recorda que li donàrem força, alguna volta algú pot pujar i trobar-la, i si la troba un, ja tothom s’assabentarà d’on està.”
Després propongué altre:
-“Llavors, anem a amagar-la al mar”, i altre contestà:
-“No, recorda que li donàrem intel·ligència, alguna volta algú baixarà i la trobarà.”
I un més digué:
-“Amagem-la en un planeta llunyà de la Terra” I li digueren:
-“No podem, recorda que li donàrem intel·ligència, i un dia algú contruirà una nau en què es puga viajar a altres planetes i la descobriran, llavors tots tindran felicitat i seran exactament igual a nosaltres.
L’ últim d’ells, que era un Déu que havia romangut en silenci, va escoltar i analitzar atentament cadascuna de les propostes dels altres Déus i, llavors, trencà el silenci i digué:
-“Tinc una proposta que no té cap inconvenient.” I li digueren els altres:
-Quina és? I ell, digué:
-“L’amagarem dins d’ells mateixos…estaran tan ocupats buscant-la fora, que mai no la trobaran”
Tots hi estigueren d’acord i des de llavors ha sigut així:
L’home es passa la vida buscant la felicitat, sense saber que des de sempre l’ha portada amb ell.




Batxillerat i Cicles Formatius


Primer premi:  Carmín de fresas
Autor: Pablo Lluís


                                          Carmín de fresas


Bendícenos Señor, a nosotros y bendice estos alimentos que vamos a recibir de tus manos generosas y providentes. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. Así ha sido siempre. Dios hasta en la sopa. Literalmente. Creciendo en los bancos de la iglesia, bajo la inquietante mirada de viejos crucifijos. Educada con amenazas de una eternidad de lamentos y sufrimiento en el infierno. Viviendo una vida que no es la mía. Me llaman Isaac. Me llamo Violeta. Mi hermana Eva y yo nacimos un soleado día de hace hoy dieciocho años. Todo era perfecto. Una acomodada y prestigiosa familia, con una amplia genealogía de gran influencia en la iglesia católica, acababa de tener la parejita deseada. Fuimos bautizadas en la iglesia del barrio, de la que mi familia es el principal soporte económico. Y no tardamos en ingresar en una importantísima escuela, que para variar era de carácter católico. Siempre hemos sacado buenas notas y nuestro comportamiento era ejemplar. Nuestros padres estaban orgullosos de nosotras. Hasta que germinó en la familia la semilla del Demonio. Yo.
Un día que creía que estaba sola en casa, subí al cuarto de mis padres, me acerqué al tocador y cogí el carmín que mi madre utiliza desde que se casó con mi padre. Cuando era pequeña decían que tenía complejo de Edipo, porque siempre me quedaba observándola. Lo que miraba era su ropa. Me fascinaba su elegancia e imaginaba como quedarían en mí aquellas deslumbrantes prendas. Pero lo que siempre captaba mi atención era aquel precioso carmín. Sus labios se veían insuperables. Siempre he envidiado su belleza. Nunca me había atrevido a coger el pintalabios. Alguna vez había acariciado las telas de su ropa. Sin embargo, nunca me atreví a ponérmelas. Me vería ridícula con ropa de una adulta y la de mi hermana no tenía aquella belleza que tanto me atraía. Justo cuando terminé de cubrir mis labios de aquel bello color, se abrió la puerta de la habitación dejando entrar a mi madre con el rostro desencajado. Entre la confusión, la ira y la decepción. Mi madre ya se había quejado de que sus ropas aparecían desordenadas, por lo que no le costó atar cabos. Me encerró en mi habitación para que rezara durante horas y que Dios nuestro señor me perdonara por mi pecado. Allí estaba yo. Delante de una figura que representaba a alguien en quien hacía mucho había dejado de creer. Desde que supe quién era y supe que Él me rechazaba, no pude seguir adorándolo. Cuando íbamos a la iglesia fingía que le rezaba. Lo que en realidad hacía era recitar versos de poetas a los que Él también castigó cuando llegó el día de su muerte. Pero no podía seguir negando mis sentimientos. Negándome a mí misma. Necesitaba abrir la jaula y dejar libre mi corazón ¿Por qué me has dado la espalda? ¿Por qué me creaste si tan despreciable soy a tu mirada? ¿No se supone que eres amor? Toda mi vida me han amenazado con ir al infierno si cometo algún pecado. No saben que ya vivo en uno. Y que no me ha hecho falta estar muerta para ello. Aunque tampoco pueda llamar vida a lo que tengo. ¿Por qué dejas que llore cada vez que me veo desnuda? Cada vez que me analizo y llego a la conclusión de que algo sobra. Y ¿Por qué me colocaste en este lugar? ¿Por qué no dejaste que naciera en una familia en la que pudiese ser yo? Emma quería tener un hijo para que pudiese volar libre. A mí me han cortado las alas. Una por ser mujer. Otra por no serlo. Y no sé si el dolor desaparecerá algún día. Las cicatrices son invisibles, pero me abrasan como si Satán ya estuviera castigándome. Cuando era pequeña me preguntaba por qué a mi hermana le ponían vestiditos y a mí no, si éramos totalmente iguales. Dos preciosas niñas rubias con mofletes castigados de tanto mimo recibido. Pero una jugaba con muñecas y aprendía a cocinar mientras la otra solo podía jugar con el balón. Me encanta el fútbol. No es esa mi queja. Pero me habría gustado poder pasar más tiempo con esas tareas que todos mis conocidos llaman “las tareas de mujer”. Porque al fin y al cabo eso es lo que era. Eso es lo que soy. O al menos, así me he visto siempre yo. Pero un día todas las niñas y todos los niños nos bañamos juntos en el río. Algunos se desnudaron por completo, dejando ver lo que su ropa escondía. Y yo observé con horror que no me parecía a las niñas. Todo en mi cuerpo era idéntico al de los chicos.  Más tarde nuestra maestra nos explicó ciertas cosas sobre los aparatos reproductores y su funcionamiento. Y tuve que ocultar las lágrimas que empezaron a aparecer cuando una vez más no comprendía lo que pasaba conmigo. ¿Por qué mi mente y mi cuerpo no se habían puesto de acuerdo al nacer? No quiero que mi mayor sufrimiento sea cuando voy a un servicio público y no sé qué hacer. Si entrar por la puerta que custodia la figura con un triángulo por piernas, que es por la que yo siento que debo entrar. O entrar por la que nadie se me quedará mirando pensando que soy un depravado. He visto infinidad de películas románticas en la que los protagonistas lloran porque han perdido a su amor. Me encantaría sentir algún día ese sentimiento. Llorar porque a quien he amado y me ha amado ya no está. Llorar porque la llama que había entre los dos desapareció. No quiero llorar pensando que nadie me amará jamás. Me gustaría ir mañana al instituto, plantarme frente a Manuel y confesarle que estoy enamorada de él, sin miedo a que me rechace llamándome maricón. ¿Maricón por qué? Si soy una mujer. Se supone que soy todo lo que le gusta. Una mujer guapa, inteligente y a la que le gusta el fútbol. Y no es que peque de poca modestia. Es verdad. O al menos lo de inteligente. Porque desde pequeña supe que no les podía contar nada a mis padres. Sabía que me llevarían al médico rezando para que les informara de una innovadora técnica que podría curarme. Yo les gritaría que no quiero ir. Que me dejen tranquila. Que soy normal, no ninguna mutación causada por una mala alimentación durante el embarazo. Y ellos me llamarían loca. Y tal vez sea verdad. Porque estoy hablando sola.
Después de aquello el ambiente en casa era horrible. Mis padres apenas me dirigían la palabra. Y cada mirada que me concedían estaba llena de juicios y odio. No me encerraron en el sótano o dejaron de alimentarme por el que dirán. Imagínate. “Hace mucho que no veo a su hijo”. “Desapareció sin dejar rastro”. O, “¿Has visto que delgado está ese niño? ¿Es qué sus padres no tienen suficiente dinero para alimentarlo?”  Mi padre no paraba de llevarme al fútbol. Él lo llamaba el verdadero deporte de los hombres. Pero no es así. Tanto a mi hermana como a mí nos gusta. Sin embargo, nunca llevó a Eva. Íbamos él y yo solos. Fuimos tanto que estuve a punto de hartarme. Lo veía como un castigo. Si aquello no funcionó para el principal propósito de mis padres, mucho menos lo hizo con nuestra relación. Los abrazos que mi padre me daba cada vez que marcaba nuestro equipo eran fríos. Sin amor. Ya pensaba que estaba sola en el mundo hasta que llegó el día de nuestro cumpleaños. Mis padres nos regalaron a Eva y a mí dos biblias nuevas. Decían que los jóvenes de hoy en día habíamos perdido los valores tradicionales que hacían falta para levantar una sociedad como Dios manda. Y no querían que sus hijas, perdón, que sus hijos se contaminaran con ideas ridículas de familias no convencionales o de negros presidentes. Así que tendríamos que estudiar la biblia cada noche antes de dormir. Y no solo los domingos antes de ir a misa como antes. Por supuesto todo eso lo decían mientras dirigían furtivas miradas de reproche hacia mí. Creía que mi hermana no sabía nada. Pero mientras el sermón de mis padres ella también me miraba, como si supiese el por qué de todo aquello. Pero sus miradas eran de complicidad. Incluso me sonreía. Al subir a nuestras habitaciones Eva me cogió del brazo y me arrastró hacia la suya. Y sacó una caja con un lazo morado. Como esos que llevaban en las manifestaciones que veía por la tele en las que se defendía la igualdad entre mujeres y  hombres. Esas manifestaciones a las que siempre había querido ir. Al abrir la caja encontré un bote de mermelada de fresa. Mi hermana sabía que me encantaba y yo creía que era para endulzar esos momentos tan amargos. Pero era mucho más que eso. Abrió el bote, metió un dedo y se lo pringó entero de mermelada. Lo pasó con suavidad por mis labios, tiñéndolos así de un precioso color rosa. Aquello no era el carmín de mi madre. Era mejor. Aquello significaba que mi hermana seguía siéndolo. Que no me dejaría sola en un mundo cruel. 
Aquel día nació Violeta.

No ha sido fácil seguir viviendo con mis padres. Con las misas de los domingos. Con todas las bendiciones. Y con todos los vecinos que veían que la relación en la familia no era la ideal y se dedicaban a cuchichear con descaro. Afortunadamente cuando termine el verano, Eva y yo empezaremos los estudios universitarios lejos de casa. Y para ello viviremos en una residencia de estudiantes. Sé que vaya donde vaya encontraré a gente con los mismos prejuicios que mis padres. Pero ya no tengo que fingir para que ellos me mantengan. Así que seré yo misma. Lucharé por poder vivir libre y sin miedo. También sé que siempre contaré con mi hermana. Y que me espera un viaje muy largo. En el que jamás olvidaré llenar mi maleta de mis libros, mis botas de fútbol y un bote de deliciosa mermelada de fresa.


Accèssit: Aqualència
Autor: Fran Toro